condenado

El Mundo Del Condenado

Condenado

Propinando una mirada seca, envuelto en rabia y atormentado por el ayer que resulta tan fresco como el futuro, así es el alma del condenado.

El que sabe muy bien lo que le espera, el que mira y atraviesa el mundo en busca de una respuesta para condenarla con él. La melodía del no saber, el látigo para fustigar su recuerdo eternamente.

Y sus ojos codician aquello lo cual le arrebataron, por eso lo odia.

Ve como el mundo sigue su curso y él se vuelve un marginado, atado al pasado. Incomprendido se arranca el corazón para alejar su delirio y transformarse así en un ser sin miedo a perder.

Sus ojos prenden fuego al mundo por ser tan injusto, por matar a quien se mata, por ver como juegan sin pudor una apuesta egoísta.

Se convierte así en maldición y maldito, un hombre muerto condenado a estar vivo.

3 pensamientos en “El Mundo Del Condenado”

  1. Buen trabajo, me gusta, tienes un toque que siempre me ha fascinado; yo lo llamo: “el discreto encanto didáctico de la oscuridad”, y cuando digo oscuridad me refiero a ese punto aprendido de nuestra cultura judeo cristiana que nos dice -¡¡¡no pases de allí!!!- para coartar la curiosidad positiva con el viejo truco del temor al infierno y demás tonterías, no en vano en todas las cosmogonías los avatares siempre bajan a los avernos (lugar que no existe, es solo un símbolo) en busca del conocimiento que les falta. Si no fuera por los rebeldes no habría cambios sustanciales en esta vida.
    Cuídate y sigue escribiendo, el coco, el viejo del saco, el diablo,la llorona, los ogros, son solo producto de una excelente y envidiable imaginación.
    Lee a Lovekraft, a Poe, La “antología del cuento extraño” de Rodolfo Walsh.

Deja un comentario